Seleccionar página

Según Padre Flórez, Compostilla es un lugar en el Camino de Santiago.  El estrechón de la Fuente del Azufre era un paso obligado para los peregrinos que procedentes de toda Europa necesitaban, al llegar a Ponferrada, cruzar los ríos Sil y Boeza.

A finales del siglo XI, el Obispo Osmundo mandó construir el puente que le da nombre a la villa facilitando el vadeo del río Sil, los peregrinos desde entonces se dirigían por la zona de las Huertas del Sacramento hacía Compostilla para continuar con su camino hacia Columbrianos. 

En el año 1908 se corona como patrona del Bierzo a la Virgen de la Encina. Con este motivo se realiza un concurso que gana D. Silvestre Losada Carracedo con su obra «Ermitas Marianas en el Bierzo». En la página que habla de Santa María de Compostilla sitúa el lugar entre el Sil y Columbrianos que por aquel tiempo tenía Ayuntamiento propio.

Nos dice que la Ermita era un Santuario que celebraba su romería el día 12 de abril y que su nombre lo debe a que pasaban por allí los peregrinos camino de Compostela.

Según la investigación realizada por Amador Diéguez Ayerbe, a principios del siglo XX, María López Álvarez era la propietaria de una viña que llamaban del Cementerio.

Esta viña se formaba de otras dos menores, una parte había sido comprada a un tal Gabela de Columbrianos y la otra a una familia de San Lorenzo. En la parte baja de aquella viña se encontraba la llamada «Ermita de de Compostiella».

Al derrumbarse parte de esta ermita la imagen de nuestra Señora que en ella se veneraba fue trasladada a otra pequeña ermita situada en los pagos del Refugio, más exactamente en la Cuesta de San Martino.

Parroquia de Santa María de Compostilla en la actualidad | © Proyecto Compostilla